www.lavozdelnoroeste.com
Cifuentes quiere acabar con el
Ampliar

Cifuentes quiere acabar con el "dedazo presidencial"

El PP de Madrid va a presentar una enmienda al Congreso Nacional para que los nuevos Estatutos del partido incorporen que el nombramiento del presidente se haga mediante elección directa de los militantes con un sistema de votación en urna de dos vueltas.

Fuentes del Partido Popular de Madrid explicaron a Servimedia que la enmienda ha sido elaborada por un equipo de tres personas que capitanea el consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid y presidente del Comité Electoral de la Gestora que dirige actualmente el partido en la región, Ángel Garrido, quien la semana pasada ya anticipó sus intenciones al vicesecretario general de Organización, Fernando Martínez Maíllo.

Los nuevos Estatutos del PP elaborados por Maíllo, que deben ser aprobados en el Congreso Nacional que el partido va a celebrar los días 10, 11 y 12 de febrero, contemplan un sistema democrático de doble vuelta para elegir al presidente pero limita la participación de toda la militancia a la primera votación, en la que se produce una criba entre los precandidatos que obtengan al menos el 10% de los sufragios emitidos. En la segunda votación, la decisiva para elegir el nuevo presidente, participarían únicamente los compromisarios con derecho a participar en el Congreso.

El PP de Madrid quiere ir más allá en los nuevos Estatutos para que todos los militantes, más de 800.000 en toda España según el partido, participen en el nombramiento del presidente, de manera que se implante un sistema que respete la máxima de 'un militante, un voto' y que el equipo de Cifuentes considera "elevar a normalidad política lo que es normalidad a nivel de la calle".

De este modo, la elección del presidente del PP se llevaría a cabo en dos fases y el conjunto de la militancia podría votar en ambas. En la primera vuelta se podrían presentar todos los candidatos que lo deseen y que sean capaces de recabar el apoyo de al menos 100 militantes en un plazo de quince días desde la convocatoria del Congreso Nacional. Entre ellos habría una campaña electoral interna de un máximo de 21 días que acabaría con una votación para elegir a los aspirantes que realmentre optan al cargo de presidente.

El día de la votación participarían todos los militantes del PP. Los candidatos que obtuvieran al menos el 10% de los votos pasarían automáticamente a la segunda vuelta y si uno de ellos consiguiera más del 50% de los sufragios, supera ese 50% en más de la mitad de los territorios y además supera en 15 puntos al resto de los aspirantes sería proclamado de inmediato "candidato único a la Presidencia".

SEGUNDA VUELTA CON TODOS LOS MILITANTES

Hasta aquí, el sistema que propone el PP de Madrid coincide con el planteado por Martínez Maíllo en la ponencia de Estatutos. La novedad de la enmienda que va a presentar el equipo de Cifuentes consiste en que la segunda vuelta contará también con la participación de toda la militancia y no sólo con el voto de los compromisarios que asisten al Congreso, como pretende la dirección nacional.

La enmienda que ha preparado el PP de Madrid, a la que ha tenido acceso Servimedia, recoge que los candidatos que pasen a esta segunda fase "defenderán sus programas durante el primer día en el Pleno del Congreso, convertido en órgano público de debate". "Finalizado el debate, y ya en la segunda jornada, los militantes votarían de manera directa ('un militante, un voto') a uno de los candidatos finalistas.

Cifuentes pretende que así resulte ganador el aspirante que tenga el apoyo de mayor número de militantes y no sólo de los compromisarios que asisten al cónclave, reservado en su mayoría para altos cargos y cuadros del aparato del partido en sus diferentes territorios. El PP de Madrid asegura que esta novedad supone "un salto muy importante" respecto al modelo actual y sobre todo recoge "el sentir mayoritario de la militancia".

Además, entiende que conserva la "tradición" del compromisario, pues ellos seguirían teniendo en exclusiva la capacidad para decidir en el Congreso el contenido de las ponencias que se debatan y la modificación de los estatutos, puesto que dar voz a todos los afiliados en ese proceso generaría más complicaciones al tratarse de varios cientos de miles de militantes.

El PP de Cifuentes aduce también que esa elección directa del presidente "pone fin al modelo actual" y en consecuencia "acaba con toda posibilidad de dedazo e incluso de insinuación" de proponer a un sucesor, como hizo José María Aznar con Mariano Rajoy en 2003 o han hecho otros barones regionales en los últimos años.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de La Voz del Noroeste
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.